Nuevas pruebas científicas ratifican la alta tóxicidad del MERCURIO, especial mención a su enorme acción neurodegenerativa.

Anuncios