En la política nada sucede por accidente.
Si sucede, puedes apostar que así se planeo”
Franklin Delano Roosevelt.

Divide y vencerás…

Ingeniería social a pleno rendimiento, si alguien piensa que se aprueban este tipo de leyes sin sus correspondientes estudios de impacto social… quizás no se hace a la idea de que te conocen más que tú, a ti mism@.

La pregunta es ¿por qué… ? y sobre todo ¿dónde se toman esas decisiones realmente?
Es raro que nadie se sorprenda del repentino y asombrosamente urgente interés en defender una causa determinada, que unos meses atras no les importaba un carajo…
Años de ninguneo surrealista sin ningún rubor… ni un ápice de comprensión hacia las víctimas ya que simplemente se “había golpeado con un armario”, además se disponía de la excusa perfecta para la aceptación social del hecho… “lo mejor es no meterse en la vida de los demas”.o… el manido “no te metas en discusiones de pareja que al final sales tu escaldado… ” y ya está, a otra cosa mariposa.

A40hombre-violencia

De esa vergonzosa situación de “no ver” siguiendo la tendencia de la masa, el “ciudadan@” que antes no se atrevía a “enfrentarse” a la costumbre social imperante y defender al oprimid@, ahora es la/el más firme super heroe defensor de la mujer, (fíjese que no se dice de la víctima),  ahora está bién visto y “no se la juega” socialmente, como ocurría antes. por lo que no es de extrañar que ese porcentaje de valientes libre-pensadora/es, haya aumentado de manera exponencial y quiera “reaccionar” y arreglar en dos meses lo que no le preocupo en 12 o 20 años.
Se ha pasado a juzgar “culpables a priori”, a un sector de la sociedad por su género… Éres varón… eres culpable… y además NADIE quiere que te relacionen con el, ella, ellos o ellas… UN MALTRATADOR, y punto, sin más.
Buñuel no lo hubiera considerado creible seguramente, ni para uno de sus guiones más surrealistas,
Se paso a convertir las escenas más absurdas de “Los caballeros de la Mesa Cuadrada” de Monthy Python, en realidad… cotidiana,
Con consecuencias dramáticas reales, aunque no para los bancos… “la casualidad” hizo que les viniera de perlas tener a la población con el nivel de desunión mas grande a todos los niveles que se haya visto nunca, justo a la hora del golpe de estado financiero (mal llamado crisis).
¿Alguien piensa que en plena vorágine de hipotecas la entrada de esta ley es casual…?.
¿Nadie pensó que la posibilidad inconsciente de acabar una discusión o un desacuerdo de pareja, con la razón, la casa, el niño y una pensión con o sin razón, iba precisamente a beneficiar a las mujeres que menos lo necesitaban… ?
La tentación de resolver los problemas de una manera “no amistosa” es muy grande, sobre todo cuando tu abogad@… va a comisión…
El instinto de supervivencia de la madre hace que incoscientemente, todo es poco ya que… como es para el futuro de las criaturas y no para ella misma… y ya con la justificación “inconsciente”  asumida y potenciada por los consejos de un “profesional”  de la “justicia”, al cuello.

Qué fácil resulta atribuir todo esto a la casualidad… es lo menos comprometido la verdad… sea cual sea la que esta fuere… ¿opinas lo mismo que la mayoría casi siempre? alejate de mí… entonces, l@s que no piensan por si mism@s no valen nada y además son peligros@s… solo representan las ideas implantadas en cada época por los que controlan los verdaderos hilos del poder.

maltrato al hombre

Los que hicieron esta ley no pueden estar sorprendidos de sus consecuencias, por que los resultados eran previsibles… el número de víctimas a manos de sus parejas no ha bajado, las víctimas que han sido beneficiadas por esta ley merecían atención desde mucho antes y no hacía falta crear otro nuevo tipo de víctima, que será el nuevo putching ball en el que puede desarrollarse ese nuevo tipo de “superprogre” sin necesidad de haberse “mojado” nunca, ni antes, ni ahora que es gratis, como pasa siempre con l@s miedos@s y l@s mediocres vamos…

La oscuridad no puede sacarnos de la oscuridad. Solo la luz puede hacerlo.
El odio no puede sacarnos del odio. Solo el amor puede hacerlo.

Martin luther King.

Anuncios