Otro impresionante trabajo de Alicia Ninou, probablemente una de las periodistas más periodista del mundo… Gracias otra vez Alicia.

Xavi Galindo se fue a Gambia el 2009 con 8.000 semillas de Artemisia annua procedentes de los cultivos de la Dolça Revolució i con dióxido de Cloro (MMS). Se instaló en la población de Murithabé, Gambia, donde empezó a ofrecer MMS e infusiones con Artemisia annua, asistiendo así a miles de enfermos que empezaron a hacer cola ante su chabola, obteniendo un 98% de curación de la malaria. Pero tal hazaña, casi le cuesta la vida a Xavi. Grandes ONG’s como Cruz Roja, Médicos Sin Fronteras o Unicef le recomiendan que abandone esta labor desinteresada, por “su seguridad”. Un día se presentan en su chabola las autoridades sanitarias del país junto con el ejército, y se lo llevan detenido. Los campos de Artimisia annua son destruídos y prohibido su cultivo. También el uso del MMS para consumo humano es prohibido.

La OMS sabe y reconoce que La Artemisia annua es la solución a la malaria, pero sólo autoriza su uso a traés del antibiótico COARTEM, desarrollado por Novartis Syngenta con dicha planta, a unos precios -obviamente- inasumibles para la gente pobre. Mientras tanto, las sencillas infusiones con la planta son prohibidas y perseguidas en África, y entre 2 y 3 millones de personas al año -que no pueden acceder a los medicamentos- siguen muriendo.
En cuanto a los resultados asombrosos del MMS contra la malaria han sido investigados y publicados por la Cruz Roja, como podéis ver en este vídeo:
https://www.youtube.com/watch?v=liexM…
Aún así, sigue sin aceptarse su ingesta, los medios de comunicación guardan silencio absoluto o ridiculizan el tema,. Mientras, ambiciosos investigadores anuncian “vacunas debidamente patentadas”.
Xavi Galindo
http://www.cultivantvida.org/
Reportaje:
Alícia Ninou
https://timefortruth.es

Anuncios