Las megacorporaciones de la industria alimentaria saben como tratar a los parlamentarios de la Unión Europea.

De hecho les tratan tan bien que nuestros representantes creen que estaríamos mejor si dejan que las leyes las hagan directamente estas grandes compañias.

Ahorraríamos un montón si ellas se encargaran de financiar los estudios necesarios para garantizar que sus productos, no causan efectos nocivos directos o secundarios en nuestra salud.

¡ Oh ! ¡qué dulce panorama !

¿Empalaga?….
si buscas cambiar de sabor visualiza este documental.

Anuncios