Si en la primera parte vimos cómo El Vaticano y Jesuitas cimentaron los inicios como país soberano de los Estados Unidos, en este segundo abordamos cómo y con qué herramientas lo controlan.

Anuncios