educacion-rockefeller-blog-desmontando-a-babylon.png

HISTORIA DEL SISTEMA EDUCATIVO de John Taylor Gatto (2007)



El legendario sociólogo de la Universidad de Wisconsin Edward A. Ross en 1901 en su famoso libro, Social Control, escribió:

«Hay planes en marcha para reemplazar a la comunidad, familia e iglesia con propaganda, educación y medios de comunicación de masas […] el Estado se sacude sus ataduras con la Iglesia, se extiende hasta la Escuela […] Las personas son sólo pequeños terrones maleables de pasta humana».

Social Control revolucionó la disciplina de la sociología y tuvo poderosos efectos en las otras ciencias humanas: en la ciencia social guió la dirección de la ciencia política, economía y psicología; en biología influyó en la genética, eugenesia y psicobiología. Desempeñó un papel crítico en la concepción y el diseño de la biología molecular.



En 1908 la edición de libros de texto era un buen negocio en auge, solo había un problema:  los niños aprendían a leer demasiado bien y demasiado temprano y que eso era malo para ellos. 
 
Ese año, se publicó un libro influyente, The Psychology and Pedagogy of Reading (Psicología y Pedagogía de la lectura).
El mensaje era este: «Se debería enseñar a los niños a leer inglés como si fuera chino: ideográficamente».
Se pasó por alto la brillante visión griega de que leer y comprender son dos cosas diferentes. La buena lectura es el desciframiento fluido y sin esfuerzo del código de símbolos de sonidos que pone la comprensión al fácil alcance. La comprensión es la traducción de ese código en significado.


En las primeras décadas del siglo XX, un pequeño grupo de académicos que pronto serían famosos, simbólicamente guiados por John Dewey y Edward Thorndike del Colegio de Maestros de Columbia, Ellwood P. Cubberley de Stanford, G. Stanley Hall de Clark, y un puñado ambicioso de otros más, con el impulso y la financiación de importantes aliados corporativos y financieros como Morgan, Astor, Whitney, Carnegie y Rockefeller, decidieron adaptar la escolarización del gobierno al servicio de la empresa y del Estado político, como se había hecho un siglo antes en Prusia.
 
Para mentes capaces de pensar cósmicamente, como las de Carnegie, Rockefeller, Rothschild, Morgan o Cecil Rhodes, el control científico real de la sobreproducción debe reposar finalmente en el poder de restringir la producción de intelecto. Esta era una tarea digna de inmortales.
 
El origen de las especies (1859) y El origen del hombre (1871), cada uno de los cuales discutía a su propio modo que, lejos de ser pizarras en blanco, los niños venían sobreescritos indeleblemente por su raza y origen, algunos «favorecidos» en lenguaje de Darwin, otros no.
 
Ambos libros en conjunto dieron autorización a las clases superiores progresistas para justificar la escolarización obligatoria. Desde una perspectiva evolutiva, las escuelas eran la fase de adoctrinamiento de un gigantesco experimento de cría.
 
Las fantasías de la clase trabajadora de «automejora» fueron descartadas desde el principio como sentimentalismo para el que la teoría evolutiva no tenía lugar.
Darwin hizo posible considerar los asuntos políticos como un primordial instrumento de evolución social. Esto fue un momento crucial en el pensamiento occidental, un cambio de guardia en que el propósito secular sustituyó al propósito religioso, mucho antes despreciado por la Ilustración.
Para los pobres, las clases trabajadoras y las clases medias en el sentido norteamericano, este cambio de perspectiva, alabado por las mentes más influyentes del siglo XIX, fue una catástrofe de proporciones titánicas, sobre todo para los alumnos de escuelas del gobierno.
 
Para los gobiernos, los niños ya no podían ser considerados individuos, sino vistos como categorías, escalones en una escala biológica. La ciencia evolutiva declaró a la mayoría, bocas inútiles a la espera de que la naturaleza se deshiciera de ellos.


escuela-fabrica-desmontando-a-babylon-wordpress.jpg

Manufacturación de la nueva clase dirigente 

La gran fachada tras la que sucedía esto era la de una nueva Ilustración: la erudición científica junto con valores de investigación alemanes llegados a Norteamérica en la última mitad del siglo XIX.

El poder y recursos primitivos para hacer posible la escolarización obligatoria del siglo XX tal como se hizo vinieron de grandes corporaciones y del gobierno federal, de poderosas familias establecidas en solitario y de las universidades…..

La Universidad de Indiana nos proporciona un nítido elemento de comprensión del tipo de conciencia de ciencia-ficción que se desarrollaba fuera del debate, en su mayor parte irrelevante, que se llevaba en la prensa sobre la escolarización, un debate procedente de principios del siglo XIX. Por 1900 existía una disciplina especial en Indiana para estudiantes de élite: la bionomía. Los invitados eran cuidadosamente seleccionados por el presidente de la escuela universitaria….

Trataba de cómo y por qué producir una nueva clase dirigente, aunque esta caracterización, que sugiere algo así como si hiciera reyes, duques y príncipes, es algo engañosa. En el amanecer de la nueva era científica, la clase dirigente eran aquellos directivos formados en los objetivos y procedimientos de los nuevos sistemas.

Bien, considere esto: la primera legislación formal que hizo de la esterilización forzada un acto legal en el planeta Tierra fue aprobada, no en Alemania o Japón, sino en el estado norteamericano de Indiana, una ley que llegó a ser oficial en el famoso caso Buck vs. Bell que la puso a prueba en 1927 en el Tribunal Supremo.

El juez Oliver Wendell Holmes escribió el dictamen mayoritario que permitía que Carrie Buck, de diecisiete años, fuera esterilizada contra su voluntad para prevenir que naciera, en palabras de Holmes, su «descendencia degenerada».

Veinte años después de la crucial decisión, en el juicio de doctores alemanes en Nuremberg, los médicos nazis testificaron que sus precedentes fueron norteamericanos, dirigidos a combatir la degeneración racial. El nombre alemán para la esterilización obligatoria era el procedimiento de Indiana.

El Manifiesto del Genetista

Rockefeller había sido inspirado por el trabajo del científico de la Europa Oriental Hermann Müller para invertir fuertemente en genética. Müller había utilizado rayos X para anular la ley genética, induciendo mutaciones en moscas de la fruta. Esto parecía abrir la puerta al control científico de la misma vida.

Müller predicaba que la crianza planificada llevaría a la Humanidad al paraíso antes que Dios. Su propuesta recibió el respaldo entusiasta de los mayores científicos de la época, así como el de poderosos intereses económicos.

Müller llegaría a ganar el premio Nobel, a reducir su propuesta a un Manifiesto del genetista de quince mil palabras, y a ver con satisfacción cómo veintidós eminentes biólogos norteamericanos y británicos de la época lo firmaban.

«El Estado debe prepararse para guiar conscientemente la selección sexual humana«, dijo Müller. La escuela tendría que separar reproductores que valieran la pena de los marcados para la terminación.

Sólo pocos meses antes de que este informe se publicara, un director ejecutivo de la Asociación de Educación Nacional anunció que su organización esperaba

«Cumplir mediante la educación lo que los dictadores en Europa intentan hacer mediante la obligación y la fuerza».

Treinta y pocos años después, entre 1967 y 1974, la formación de los maestros en los Estados Unidos se renovó encubiertamente mediante esfuerzos coordinados de un pequeño número de fundaciones privadas, universidades selectas, empresas multinacionales, grupos de expertos y agencias del gobierno, todos coordinados mediante la Oficina de Educación de los Estados Unidos.

A cada departamento de educación de los estados se le asignaba la tarea de ser un «agente de cambio» y se le aconsejaba «perder su identidad independiente así como su autoridad», para «formar una sociedad con el gobierno federal».

….. La conversión de la escuela fue impulsada poderosamente por un curioso fenómeno de entre mediados y finales de los 60, un tremendo aumento de la violencia escolar y caos general en la escuela que siguió a la declaración de una norma de que castigar a los niños a partir de entonces debía imitar la práctica del «proceso debido» del sistema judicial.

A profesores y administradores se les privó de cualquier capacidad efectiva de mantener orden en las escuelas, porque el aparato del proceso debido, necesariamente un asunto lento y deliberativo, es completamente inadecuado para los brotes continuos de diabluras infantiles que sufren todas las escuelas.

….. El desorden se salió de control, pasando del ámbito de la molestia a un terreno completamente más peligroso a medida que se extendió por los grupos de alumnos la noticia de que las manos del profesor estaban atadas.

Y cada suceso escandaloso que llegaba a la atención de la prensa local servía como anuncio para recetas de expertos. ¿Quién había visto alguna vez a los niños comportarse de esa manera?

Era hora de que la participación de la comunidad dejara paso al cuidado de expertos.

Hora también de medidas de emergencia, como educación especial y Ritalin. Durante todo este período, que duró entre cinco y siete años.

Agencias externas como la Fundación Ford ejercitaron el derecho de controlar si los «derechos de los niños» recibían la atención debida, avivando más las llamas incluso mucho después de que el problema se hubiera vuelto prácticamente inmanejable.

Las escuelas enseñan a los individuos a responder como masa. Chicos y chicas son entrenados para estar aburridos, asustados, envidiosos, necesitados emocionalmente, generalmente incompletos.

Una clase dirigida de gente igualada, exánime, ansiosa, sin familia, sin amigos, atea y obediente que crea que la diferencia entre Cheers y Seinfeld , es un tema sobre el que vale la pena discutir.

La extrema riqueza de las grandes empresas norteamericanas es el resultado directo de que la escuela nos haya entrenado en ciertas actitudes, como el deseo insaciable por la novedad. Para eso están los timbres. Suenan sobre todo para decir: «Ahora a por algo diferente»…..

Trance-formatión del Sistema Educativo

Comencé a enseñar en 1961, Viví la gran transformación que convirtió las escuelas de lugares a menudo útiles (aunque nunca los lugares esenciales que los publicistas de la escuela aseguraban) en laboratorios de experimentación estatal.

Lo irónico es que esta transformación hizo el deber administrativo más fácil, porque donde antes la mediación de la supervisión había constituido un enlace regular en la llamada escala de remisión, en el nuevo orden los administradores eran disculpados de la disciplina constante y se les garantizaba poder para asumir que los incidentes eran falta de un profesor que debía ser introducida en un archivo de registro acumulativo.

Cuando mi mujer fue elegida para la junta del distrito escolar, uno de sus primeros actos fue conseguir acceso a los archivos privados del inspector sin su conocimiento. Algunos de estos registros incumbían a detalles de casos oficiales de acoso. Docenas de empleados habían sido purgados de forma similar, y docenas más estaban «bajo investigación» en este gulag de la calle 95 Oeste.

Al contactar con estas personas en privado, llegó a hacerse claro para mí que estaban lejos de ser los peores profesores de por allí. En realidad algunos eran los mejores. Su relativo valor los había animado a hablar claro sobre asuntos de principios y por tanto a quedar marcados para la eliminación.

Veía a ordinarios administradores de escuela como conejos asustados o lacayos del sistema, los reformadores que veía desfilando diariamente por los pasillos del edificio parecían soldados de tropas de asalto y me ponían los pelos de punta.

Los administradores que no hacían nada y los profesores que no enseñaban se multiplicaron como langostas. Con ellos llegó una completamente nueva clase de maestro de escuela, agresivamente ignorante, cínica y a menudo ligada a clubes políticos locales. Nuevas categorías de descripción de trabajo brotaron como mala hierba.

EstupidezTridimensional-blog-desmontando-a-babylon-wordpress….. La escuela fue diseñada para servir a una oculta economía de mando y a un orden social deliberadamente reestratificado. No fue hecha para el beneficio de los niños y las familias tal como esos individuos e instituciones definirían sus propias necesidades.

La escuela es la primera impresión que los niños tienen de una sociedad organizada: como la mayoría de las primeras impresiones, es la que queda. La vida según la escuela es aburrida y estúpida, sólo el consumo promete alivio: Coca-Cola, Big Macs, vaqueros de moda, ahí es donde se encuentra el significado real, esa es la lección del aula, aunque sea dada indirectamente.

La dinámica decisiva que hizo a la escolarización obligatoria venenosa para el saludable desarrollo humano no es difícil de detectar. El trabajo en las aulas no es un trabajo significativo: falla en satisfacer las necesidades reales que urgen al individuo.

No responde a preguntas reales que la experiencia despierta en la mente joven. No contribuye a resolver ningún problema encontrado en la vida real.

Se tardaba tres años en romper a la mayoría de los niños, tres años confinados en entornos de carencia emocional, sin nada real que hacer.

En tales entornos, las canciones, las sonrisas, los colores chillones, los juegos cooperativos y otras cosas que rompen la tensión hacen mejor el trabajo que las palabras de enfado y el castigo.

La Escuela Prusiana

Hace años me llamó la atención como algo más que un poco raro el hecho de que el gobierno prusiano fuera el patrón de Heinrich Pestalozzi, inventor de la escolarización primaria psicológica multicultural de diversión y juegos, y de Friedrich Fröbel, inventor del jardín de infancia.

Me llamó la atención como algo sorprendente que el socio de J. P. Morgan, Peabody, contribuyera a traer la escolarización prusiana al postrado Sur tras la Guerra Civil. Pero poco después comencé a ver que tras la filantropía se escondía un propósito económico racional.

Las redes más fuertes de la escuela son invisibles…..

system-dont-like-me-blog-desmontando-a-babylon-wordpress

La dinámica más destructiva es idéntica a la que causa en las ratas enjauladas el desarrollo de tics excéntricos o incluso violentos cuando pulsan una barra para obtener comida con una planificación de refuerzo aperiódico (en que el alimento se entrega al azar, pero la rata no lo sospecha).

Gran parte del extraño comportamiento que muestran los escolares es función de un programa de refuerzo aperiódico. Y del confinamiento interminable e inactividad para sacar poco a poco a los niños fuera de sus mentes. Los niños atrapados, como las ratas atrapadas, necesitan control estrecho. Cualquier psicólogo de ratas le dirá eso.

Se infiltran los agentes del cambio

En 1971, la Oficina de Educación de los Estados Unidos estaba profundamente comprometida en acceder a las vidas privadas y pensamientos de los niños.

Y aquel año concedió contratos para siete volúmenes de estudios de «agentes de cambio» de la RAND Corporation.

El entrenamiento de los agentes de cambio fue lanzado con fondos federales bajo la Ley de Desarrollo de Profesionales de la Educación. Con el tiempo apareció el fascinante volumen Change Agents Guide to Innovation in Education (Guia de los Agentes del Cambio para la Innovación en Educación), después del cual se concedieron subvenciones a programas de formación de profesores para el desarrollo de agentes de cambio.

Otros seis manuales RAND se distribuyeron posteriormente, agrandando el ámbito de la acción de cambio.

En 1973, Catherine Barrett, presidenta de la Asociación Nacional de Educación, dijo:

«Se apuntan cambios espectaculares en la forma en que educamos a nuestros hijos, sobre todo en términos de escolarización […] seremos agentes de cambio».

Por 1989, un alto directivo del Laboratorio Educativo de la Región Mediocontinental dijo a los cincuenta gobernadores de los estados norteamericanos reunidos aquel año para discutir sobre la educación pública:

«Estamos metidos en la reestructuración total de la sociedad».

No se puede decir más claro. No hay constancia de que ni un solo gobernador se quejara.

Dos años después Gerald Bracey, un destacado promotor profesional de la escolarización gubernativa, escribió en su informe anual para los clientes:

«Tenemos que continuar produciendo una clase social inculta».

….. De la universidad Johns Hopkins llegó en 1996 esta noticia escalofriante:

La economía norteamericana ha crecido masivamente desde mediados de los 60, pero los ingresos disponibles realmente para los trabajadores no son mayores que hace 30 años.

Eso viene de un libro titulado Fat and Mean sobre la importancia de la reducción corporativa.

Durante el boom económico de los 80 y 90, el poder adquisitivo creció para el 20 por ciento de la población y realmente disminuyó un 13 por ciento para las otras cuatro quintas partes.

Es más, tras ser tenida en cuenta la inflación, el poder adquisitivo de una pareja trabajadora de 1995 sólo era un 8 por ciento mayor que el de un solo hombre trabajador en 1905.

Este abrupto declinar en la prosperidad común en noventa años sacó a ambos padres del hogar y depositó a los niños en los sistemas de control de la guardería, escolarización extendida y entretenimiento comercial.

ESTADISTICAS ALFABETIZACION (blancos-negros)

En 1940 la tasa de alfabetización para todos los estados estaba en el 96 por ciento para los blancos y el 80 por ciento para los negros. Fíjese que a pesar de todas las desventajas que sufrían los negros, cuatro de cada cinco estaban no obstante alfabetizados.

Seis décadas después, al final del siglo XX, el Estudio Nacional de Alfabetización Adulta y la Evaluación Nacional del Progreso Educativo dicen que el 40 por ciento de los negros y el 17 por ciento de los blancos no puede leer en absoluto.

Dicho de otra forma, el analfabetismo negro se ha duplicado, y el blanco cuadruplicado.

En su famoso best seller, The Bell Curve, los destacados analistas sociales Charles Murray y Richard Herrnstein dicen que lo que estamos viendo son los resultados de la reproducción selectiva en la sociedad. La gente inteligente se junta con la gente inteligente, la gente tonta con la gente tonta. A medida que tienen hijos generación tras generación, la diferencia entre los dos grupos se hace cada vez mayor. Eso suena plausible y los autores presentan matemáticas impresionantes para demostrar su argumento, pero su documentación muestra que son por completo ignorantes de los datos militares que desafían su punto de vista.

Los autores de The Bell Curve dicen que el analfabetismo de los negros (y la violencia) está programado genéticamente; pero, como muchos académicos, ignoran la evidencia en contra.

Por ejemplo, sobre el problema de la violencia inscrita en los genes negros, la comparación molesta está en Sudáfrica, donde viven 31 millones de negros, la misma cantidad que en los Estados Unidos. Compare los números de negros que murieron violentamente en Sudáfrica en condiciones de guerra civil durante 1989, 1990 y 1991 con nuestra propia estadística de mortalidad en tiempo de paz y encontrará que lejos de exceder el número de víctimas mortales de la violencia en los Estados Unidos o siquiera de alcanzarlo, Sudáfrica tuvo proporcionalmente menos de la cuarta parte de tasa de muerte violenta que los negros norteamericanos.

Si se buscan más comparaciones modernas, sólo necesitamos comparar la actual tasa de alfabetización de los negros en los Estados Unidos (56 por ciento) con la tasa de Jamaica (98,5 por ciento), una cifra considerablemente mayor que la tasa de alfabetización de los blancos (83 por ciento).

En 1882, los alumnos de quinto leían a estos autores en su Appleton School Reader: William Shakespeare, Henry Thoreau, George Washington, sir Walter Scott, Mark Twain, Benjamin Franklin, Oliver Wendell Holmes, John Bunyan, Daniel Webster, Samuel Johnson, Lewis Carroll, Thomas Jefferson, Ralph Waldo Emerson y otros por el estilo. En 1995, un profesor en prácticas de alumnos de quinto de Minneapolis escribió al periódico local: «Me dijeron que no se exige que los niños deletreen las palabras siguientes correctamente: back, big, call, came, can, day, did, dog, down, get, good, have, he, home, if, in, is, it, like, little, man, morning, mother, my, night, off, out, over, people, play, ran, said, saw, she, some, soon, their, them, there, time, two, too, up, us, very, water, we, went, where, when, will, would, etc. ¿No es aberrante?».

Mínimos Universitarios

….. También en el peldaño universitario de la escalera de la escuela estaba pasando algo raro. Entre 1960 y 1984 la calidad de la educación de los alumnos de licenciatura en los cincuenta colleges y universidades más conocidos de los Estados Unidos se alteró sustancialmente. De acuerdo con un informe de 1996 de la National Association of Scholars, estas escuelas dejaron de proporcionar «amplia y rigurosa exposición a las principales áreas del conocimiento» para el estudiante medio, incluso en universidades decididamente fuera del promedio como Yale o Stanford.

En 1964, más de la mitad de esas instituciones requería una tesis o prueba global para el título de licenciado. Hacia 1993, sólo el 12 por ciento lo hacía. En el mismo período el número medio de días de clase cayó el 16 por ciento, y los requisitos en matemáticas, ciencias naturales, filosofía, literatura, redacción e historia casi desaparecieron. La retórica, la más potente de las habilidades literarias activas, desapareció completamente, y una lengua extranjera, antes exigida en el 96 por ciento de los grandes colleges, cayó al 64 por ciento.

….. Educational Testing Service de Princeton, Nueva Jersey, estudio de 1993:

El 96.5% de la población norteamericana es entre mediocre y analfabeta por lo que respecta a descifrar textos impresos. Esto no es un comentario sobre su inteligencia, pero sin habilidad de asimilar información primaria de un texto y de interpretarla está a merced de comentaristas que le digan qué significan las cosas. Una definición funcional de inmadurez podría incluir una necesidad excesiva de que otra gente interprete información para nosotros

Ciertamente es posible argumentar que los malos lectores no son víctimas en absoluto sino culpables, condenados por una biología inferior a poseer sólo sombras de intelecto.

Esto es de lo que trata la teoría de la curva de campana, la teoría evolucionaria, la teoría de la aristocracia social, la teoría de la eugenesia, la teoría política del Estado fuerte y algunos tipos de teología. Todas concuerdan en que la mayoría de nosotros somos inferiores, si no completamente peligrosos.



John Taylor Gatto, es el autor “Historia Secreta del Sistema Educativo“, 2007. Todos los párrafos anteriores están extraídos de este “aclarador” libro, dejamos el link en PDF al final de la publicación.

Para terminar, una anécdota del propio autor, John Taylor y su primera clase en Harlem ante 75 alumnos negros. 

El día que entré en un edificio escolar por primera vez en nueve años, un edificio tan oscuro, desagradable y en tan mal estado que era imposible aceptar que alguien pensase en serio que los niños estaban mejor allí que corriendo por las calles.
Consideré las órdenes que me dieron y bajo las que tuve que ir a encontrarme con alumnos de octavo curso en el segundo piso:
«Buenos días, Sr. Gatto. Le toca clase de escribir a máquina. Este es su programa. Recuerde, ¡NO DEBEN ESCRIBIR A MÁQUINA! Bajo ninguna circunstancia se les permite escribir a máquina. Me pasaré sin avisar para ver que cumple.
NO CREA NADA QUE LE CUENTEN sobre una excepción. NO HAY EXCEPCIONES.Ni una letra, ni un número, ni un signo de puntuación de esas teclas o nunca volverá a ser contratado aquí. Vaya ahora».
Cuando pregunté qué debería hacer entonces con la clase de 75 alumnos, contestó:
“Utilice sus recursos. Recuerde, ¡no tienen permiso para escribir a máquina!».

La gente del management y de la ciencia social que construyó la escolarización obligatoria no tuvo escrúpulos en hacer encajar a los niños en su proyecto. Es sofocante para el espíritu ser tratado así.

Una joven de Tucson me escribió: «Ahora que tengo casi 25 años, apenas puedo recordar por qué comencé a estar asustada de ir a la escuela». Le contesté que tenía miedo porque sus instintos la avisaban que para el negocio de la escuela no tenía utilidad el crecimiento personal que ella buscaba.

Toda teoría pedagógica se basa en teorías de desarrollo humano por fases. Todas las teorías de fases para criar a los niños hablan de promedios. La evidencia ante sus propios ojos y oídos debe mostrarle que los hombres y mujeres promedio no existen en realidad.

Sin embargo siguen siendo la base de la teoría social, aun cuando tales construcciones artificiales son inútiles para decirle a usted algo valioso sobre su hijo implacablemente no abstracto.

frase-taylor-dab-desmontando-a-babylon-wordpress

LIBRO: Historia Secreta del Sistema Educativo. John Taylon Gatto. PDF

Libro Estructurado por por Temas y Capítulos de fácil lectura. Está traducido por Juan Leseduarte en su Blog

Anuncios