“Revolución desde arriba”

Traducido del Artículo de Jeremy R. Hammond |Foreign Policy Journal

Kerry Bolton, Revolution From Above: Fabricación ‘Dissent’ en el Nuevo Orden Mundial (Reino Unido: Arktos Media Ltd., 2011)

Michael Parenti bromeó en una charla que una vez vi en línea sobre el escéptico que pregunta si el “teórico de la conspiración” realmente cree que un grupo de personas ricas y poderosas se sientan en habitaciones y conspiran para hacerse con el mundo.

Bueno, Parenti bromeó en respuesta al proverbial escéptico, ¿dónde más van a hacerlo, si no en habitaciones ?

revolucióndesdearriba-blog-desmontando-a-babylon-wordpress.jpg

En Revolución De Arriba , el Dr. Kerry Bolton formula la hipótesis de que “no sólo los liberales, sino también los comunistas son los “idiotas útiles” de los plutocratas mundiales que desean un Estado Colectivista Mundial“.

Se propone exponer lo que podríamos llamar las causas del “sentirse bien” y supuestamente “ser progresista“, como “una variedad de trucos usados por tipos que engañan a menudo a personas bien intencionadas, para que una vez engañados,  sirvan a unos  fines sobre los que no saben nada, estando al servicio de individuos y grupos a quienes creen que se están oponiendo”.

Nuestro proverbial escéptico seguramente desecharía la tesis como absurda, pero sería igualmente erróneo desechar la evidencia histórica que el Dr. Bolton documenta tan extensamente a lo largo de este libro.

Comienza explicando cómo

“Tanto el Gran Mercado como el Marxismo ven la historia como Dialéctica”, lo que significa que “procede del choque de opuestos (tesis y antítesis) y de esta tensión emerge algo nuevo (síntesis)”.

Una estrategia de la dialéctica que según argumenta Bolton, explica el apoyo histórico capitalista a los “movimientos socialistas e incluso comunistas”, como el apoyo de Estados Unidos a Pol Pot y los Kémeres Rojos en Camboya.

La estrategia dialéctica también se observa hoy ante nuestros ojos con las llamadas “revoluciones de color“, supuestamente “espontáneas” demostraciones callejeras de trabajadores y estudiantes que han derribado gobiernos en el antiguo bloque soviético, incluidos los de Ucrania, Georgia y otros como Yugoslavia o la sucesión de revueltas en el norte de África en 2011.

Todos están altamente organizados, planeados, agitados, financiados y dirigidos por las redes de la Open Society, la fundación del especulador de divisas George Soros, y la Fundación Nacional para la Democracia (NED), que sigue estando financiada por los mismos que, un siglo atrás, financiaron al grupo de Trotsky en su camino hacia Rusia, donde llevarían a cabo la Revolución Comunista de 1917.

Bolton identifica al filósofo griego Platón como el “Padre del colectivismo” y explica cómo, hoy en día, la abolición de la familia, como Platón reclamó en La República , sigue estando  en la agenda, fue adoptada por Friedrich Engels y perseguida por los defensores de un “Estado Colectivista Global “.

A lo largo del libro, Bolton cita a miembros de círculos de la élite que han declarado abiertamente sus objetivos, como el profesor Carroll Quigley, que enseñó en la Universidad de Georgetown, Harvard y Princeton y que escribió en su libro Tragedy and Hope que realmente existe una red de banqueros internacionales que utilizan esta estrategia de la dialéctica en la búsqueda de un sistema de control político y financiero mundial. La única crítica de Quigley a esta red era que “deseaba permanecer desconocida”, mientras que creía que “su papel en la historia es lo suficientemente significativo como para ser conocido”.

fondos-para-protestar-blog-desmontando-a-babylon-wordpress.jpgQuigley reveló que su objetivo final era formar “un sistema financiero único en un contexto internacional”. A una escala tal capaz de manipular la cantidad y flujo del dinero de un modo que les permitiera influenciar, sino controlar, a los gobiernos por un lado y a las industrias por otro.

Bolton analiza los orígenes del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR)y su influencia entre los políticos de élite tanto en el gobierno como en el sector privado. En el caso de que uno tuviera alguna duda sobre el verdadero propósito del CFR, Bolton cita extensamente una historia oficial publicada por el mismo CFR, donde declara cándidamente cómo un “discreto club de financieros de Nueva York” estableció el CFR para influir en las políticas estadounidenses para intereses comerciales .

Entre los miembros fundadores estaban Jacob Schiff, quien financió el movimiento revolucionario ruso, y Paul Warburg, quien también fue uno de los arquitectos de la Ley de la Reserva Federal de 1913 que, para los lectores que no son conscientes, Sí fue una verdadera conspiración planeada, y Sí, ocurrió en una habitación de una casa en la Isla de Jekyll. El Objetivo de tal conspración fue establecer un banco central en los Estados Unidos, basado en el Banco de Inglaterra y que sería conocida como la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Bolton también cita al hijo de Paul, James Warburg, diciendo en 1950:

“Tendremos gobierno mundial, nos guste o no. La cuestión es si el gobierno mundial se logrará por consentimiento o por conquista”.

Bolton también cita de la historia oficial del CFR cómo el liderazgo de la organización coincidió en que “la correcta opinión pública fue producida principalmente por un pequeño número de personas en contacto real con los hechos”, es decir, que por supuesto veían a las masas como siervos.

“La opinión pública es una farsa y una ficción”, comenta Bolton, “y está formada por tales grupos”.

Por ejemplo, un grupo de estudio del CFR en 1953 admitió que el comunismo “tiene poco que ver con la revolución actual” en Vietnam , que era más bien un movimiento totalmente nacionalista.

Bolton sugiere que el verdadero propósito de la guerra era “agotar económicamente el país, el Norte y el Sur”, en una aplicación de la estrategia dialéctica , de modo que “sólo la deuda colosal y la servidumbre a las finanzas internacionales y al sistema comercial mundial se dejarían como única opción para reconstruir el nuevo Estado unificado”.

Esto no es diferente a la evaluación de Noam Chomsky de la guerra, quien también ha señalado que era principalmente una guerra en Vietnam del sur  …..

“Cuando hay llamamientos para el derrocamiento militar de un presunto tirano por las Naciones Unidas y / o por la OTAN”, observa Bolton, “el resultado es la apertura de ese estado a la globalización y la privatización”. Este es también el objetivo de las “llamadas revoluciones del color”, patrocinadas por George Soros.

Otro ejemplo del proceso dialéctico en el trabajo es el movimiento feminista, argumenta Bolton. El apoyo bien intencionado a la igualdad es una cosa, pero los plutocratas mundiales han tenido algo más en mente.

De acuerdo con el productor de cine Aaron Russo, Nicholas Rockefeller reveló que este movimiento fue financiado por la élite para poner a las mujeres a trabajar “para que pudieran gravar a otra mitad de la población y para que los niños fueran adoctrinados por ellos en las escuelas gubernamentales, en lugar del contexto de la unidad familiar “, lo que nos recuerda volviendo a la República de Platón,  al objetivo colectivista.

La CIA obviamente se discute en el libro, así como el papel de los medios de comunicación, a menudo como una misma instancia, como lo demuestra el Proyecto Mockingbird de la CIA, que pretendía infiltrarse en los medios de comunicación corporativos y que estaba bajo la dirección hasta 1963 de Philip Graham, esposo de Katharine Graham, propietario y editor del Washington Post y Newsweek (y, por supuesto, miembro del CFR, como Bolton nunca deja de señalar).

Bolton discute la “intervención de los mismos banqueros e industriales” que “ahora se plantean como nuestros salvadores en estos problemas de su propia fabricación, vienen proponiendo las soluciones, soluciones que los revestirán de un mayor poder”. Bolton no lo menciona específicamente, pero la Fed (Reserva Federal de los EEUU), entidad privada, no pública, fue quien creó la crisis financiera de 2008 y la respuesta posterior del gobierno fácilmente nos viene a la mente.

Hacia el final del libro, Bolton centra su atención en las “revoluciones del color” y en la Primavera Árabe, discutiendo los papeles de (Fundación Nacional para la Democracia), NED, y el Open Society Institute de George Soros, las fuerzas armadas para colaboración y desarrollo, la USAID, el Instituto Republicano Internacional, el think tank Freedom House, etc.

CIA-revolucion-color-blog-desmontando-a-babylon-wordpress.jpeg

Las revoluciones “espontáneas“, como en Egipto, donde, según Bolton, “hay muchas razones para creer que Mubarak fue un impedimento para la política estadounidense”, a pesar de los miles de millones que Estados Unidos le había dado a su régimen durante muchos años.

Este giro difícilmente podría sorprender a los estudiantes de la política exterior estadounidense. Estados Unidos apoyó a Saddam Hussein antes de que se le opusiera. Manuel Noriega era el hombre de Washington (y de la CIA) en Panamá antes de que no lo fuera, etc. Es innegable la opinión de Washington sobre Mubarak, dado el papel de las ONGs respaldadas por la NED en organizar un movimiento juvenil revolucionario.

Sea o esté de acuerdo con todos los argumentos que el Dr. Bolton hace en Revolución de arriba o no, lo cierto es que establece la validez de su tesis general de manera bastante convincente a través de los muchos ejemplos históricos, para los que aporta a este trabajo, documentos del proceso dialéctico.

De hecho, nuestro hipotético escéptico del principio,  se vería presionado para seguir negando la existencia de lo que él desearía descartar como una “conspiración”, como si la idea misma de que las personas en posiciones de poder pudieran conspirar juntas para lograr sus objetivos era de alguna manera anti -histórico. Incluso los más escépticos deben salir después de haber leído este libro admitiendo que en las habitaciones es de hecho el lugar más sensato para los “controladores mundiales“, como Bolton llama, entre otras muchas maneras a esta élite global que está trazando sus diseños para la humanidad.


Artículo traducido del original en inglés:

https://www.foreignpolicyjournal.com/2012/03/10/review-revolution-from-above-manufacturing-dissent-in-the-new-world-order/

Anuncios